Una breve historia sobre la potencia eléctrica. ¿Sabes cómo calcularla?

Comprobar que tienes la potencia de luz adecuada es el primer paso para ahorrar en tu factura de la luz. Luzía te promete un ahorro sincero y real, ¿A que sí? Pues hoy, es el día perfecto para hacer migas con la potencia eléctrica de tu hogar. ¡Lee este post y aprende a optimizarla! Un ahorro seguro con Luzía. 

¿Conoces exactamente qué es la potencia eléctrica?

Seguro que pagas por la potencia eléctrica que tienes contratada y no sabes exactamente a que se refiere. ¡Atentos! La potencia eléctrica es la que permite conectar una serie de aparatos al suministro para tenerlos funcionando a la vez. Es la parte fija de tu factura de la luz, la que pagas aunque no tengas consumo. Por lo tanto, esta depende directamente de dos factores: 

  • Los aparatos que necesites tener en marcha en un momento determinado 
  • De sus potencias eléctricas sumadas.

Este importe aparece en la factura bajo el término de potencia, que es el fijo de la luz. Y si, es muy importante leer este artículo para no pagar más en tu factura de la luz. ¡No pagues más si no quieres! Al hacer el contrato de luz es imprescindible realizar previamente un cálculo de potencia para saber qué potencia contratar y no pagar en exceso.

Suma las potencias de tus aparatos. Esto te dará la potencia contratada que necesitas. Es tan fácil como revisar, comprobar si puedes reducirla y hacérselo saber a Luzia. Así tendrás un ahorro directo en la parte fija de la factura de la luz.

 

3 formas de calcular la potencia que necesitas.

Lo primero que debes hacer es si quieres saber cual es la potencia que necesitas en tu hogar es calcularla. ¡Manos a la obra! La elección de la mejor potencia contratada depende de:

  • El tamaño de la vivienda.
  • El número de personas que habitan en ella.
  • La clase de equipamiento eléctrico que tenga.

Generalmente puedes recurrir a tres métodos diferentes para calcular la potencia óptima contratada. La primera es haciendo uso de una calculadora, la segunda es pidiéndole consejo a un electricista que se desplazará a la vivienda para calcular el término de potencia de la vivienda y la tercera es la vía manual. 

Una vez comprobada la demanda de energía que hace falta para cubrir todas las necesidades, hay que elegir una de las potencias normalizadas. ¿Y qué es esto?

Las potencias normalizadas son diferentes entre instalaciones monofásicas y trifásicas, ya que en función del tipo de instalación será necesario tener cobertura de una u otra forma. Te lo explicamos a continuación:

Tramos de potencia eléctrica normalizada. ¿Qué son?

Como Luzía te explico en el anterior apartado, hay diferencias entre las potencias en función de la tipología de instalación

Las instalaciones monofásicas consisten en un único circuito al que se conectan todos los aparatos de la vivienda. De esta forma, entre todos copan los kW de potencia contratados. 

En el caso de las instalaciones trifásicas, los kW de potencia contratada se dividen en los tres circuitos de los que se compone la instalación. Así, según la zona de la vivienda en la que se encuentre el usuario, podrá tener acceso a la conexión de un número de aparatos diferente.

Así, los tramos de potencias normalizadas que se pueden contratar en función de la instalación eléctrica son las que se muestran a continuación:

 

Instalación Monofásica Instalación Trifásica
1.15 kW 3.464 kW
2.3 kW 6.928 kW
3.45 kW 10.392 kW
4.6 kW 13.856 kW
5.75 kW 17.321 kW
6.9 kW 20.785 kW
8.05 kW 24.249 kW
9.2 kW 27.713 kW
10.35 kW 31.177 kW
11.5 kW 34.641 kW
14.49 kW 43.648 kW

¿Qué potencia es la mejor para mi casa? Cálculo manual.

La forma más rápida y sencilla de calcular la potencia de tu casa es de forma manual. ¡Eso, si! Si solo sabes cómo hacerlo.  Tu objetivo es encontrar la cifra de kW más alta que vas a pedirle a tu instalación eléctrica.  Cuando la tengas, ya sabes cuánta potencia contratar. Y recuerda: si la sobrepasas, “saltarán los plomos”.

Y recuerda… ¡Ahorra cuanto quieras!

No te olvides de optimizar tu potencia y empezar a ahorrar de forma definitiva. Tanto tu consumo como tu potencia son los dos grandes pilares de tu factura de la luz. ¡Comprueba tú mismo cuánto puedes ahorrar con Luzía! Rellena este formulario y te haremos llegar tu estudio de ahorro personalizado.