El futuro ya está aquí. El hidrógeno verde viene para quedarse

La demanda de energía crece sin parar y cada vez se hace más necesario encontrar nuevas fuentes sostenibles. Y es que, si el aumento de la producción eléctrica depende únicamente de los derivados del petróleo, las emisiones de CO2 se elevarán. Es aquí donde entra en juego el hidrógeno verde.

¿Te gustaría que Luzía te contase cómo va a revolucionar el mercado eléctrico esta alternativa renovable? ¡Toma nota!

Un poco de historia

El hidrógeno es un elemento químico con mucha presencia en nuestro adorado planeta. De hecho, se estima que un 75% del mismo se compone de hidrógeno. Hay que tener en cuenta que este forma parte de sustancias tan abundantes como el agua.

Al ser ligero, accesible y muy reactivo, parece lógico que se lleve usando durante siglos como combustible. Desde el globo aerostático hasta los motores de coches modernos, pasando por el dirigible y artefactos espaciales, el hidrógeno lleva mucho tiempo presente en nuestras vidas.

Al no encontrarse por sí solo en la naturaleza, hay que separarlo de otros elementos para utilizarlo. O, lo que es lo mismo, hay que producirlo. La ventaja que tiene el hidrógeno como fuente de energía es que su producción no genera CO2, de modo que, si se utilizan únicamente energías limpias para obtenerlo, se convierte en una fuente de energía renovable. Es decir, en hidrógeno verde. ¿No es interesante?

Cómo se obtiene el hidrógeno verde

La mejor manera de conseguir hidrógeno verde es mediante un proceso químico llamado electrólisis

Para llevarla a cabo,se introducen en el agua dos electrodos, uno positivo (cátodo) y uno negativo (ánodo). El paso de la corriente de uno a otro separa las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno. Como comentábamos antes, si la electricidad utilizada se obtiene de fuentes 100% renovables, el hidrógeno obtenido será 100% verde.

 Este proceso solo funcionará si:

  • El agua contiene sales minerales. Sin ellas, no habría conductividad eléctrica.
  • Se mantienen separados los gases que se derivan del proceso. ¡Hay que tener mucho cuidado! El hidrógeno y el oxígeno son altamente inflamables. Si no se mantienen aislados en todo momento, ¡podrían reaccionar entre sí!

Proceso-Electrolisis

Ventajas e inconvenientes del hidrógeno verde

Aunque a día de hoy ya hay países vecinos como Francia o Alemania que trabajan con hidrógeno verde, hay que sopesar una serie de pros y contras que hacen su utilización más o menos beneficiosa.

Entre las ventajas del hidrógeno verde encontramos:

  • Su sostenibilidad. Contribuye a la descarbonización del planeta, ya que no emite gases contaminantes.

  • La facilidad de almacenamiento. Es muy sencillo almacenar hidrógeno, ya sea como  líquido o como gas.

  • Es sencillo transportarlo. Pueden utilizarse infraestructuras que ya se usan para el gas natural.

  • Tiene varios usos. No solo se utiliza para producir energía eléctrica, sino también como combustible y en procesos industriales. Además se plantea, a futuro, su uso doméstico.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que existen algunos inconvenientes que aún hay que resolver.

  • Su manipulación y transporte requiere de mucha seguridad. Como ya hemos comentado, el hidrógeno es altamente inflamable y podría causar accidentes. Hay que invertir en evitar fugas o filtraciones.

  • Se requiere mucha energía para separar los átomos de hidrógeno y oxígeno.

  • El coste de producción es mayor que el de otros medios para obtener energía.

Ventajas-Inconvenientes-H2

¿Qué se espera del hidrógeno verde?

Ya se habla del hidrógeno verde como la energía del futuro. Y no es de extrañar, si pensamos en que ahorraría toneladas de emisiones de CO2.

Además, utilizar hidrógeno verde en lugar de hidrógeno gris (es decir, el obtenido mediante fuentes no renovables) supondría aumentar la producción de energía al año en 3.000 TWh. Para que te hagas una idea, esto equivale a la energía consumida en Europa. ¿Impresionante, no crees?

Por si fuera poco, dadas sus propiedades, se espera que se utilice en otras cuestiones importantes. Por ejemplo, se podría proveer de agua potable y electricidad a misiones espaciales. También podría almacenar energía con mayor comodidad o descarbonizar transportes de gran envergadura como barcos y aviones (algo en lo que la Unión Europea ya está trabajando con Hycarus y Cryoplane).

Como ves, la transición energética llegará más rápido de lo que te esperabas. Pero, ¿qué mejor que entrar en acción lo antes posible? Si quieres contribuir a hacer de nuestro planeta un lugar más limpio y sostenible, ¡no esperes más!. Únete a la energía 100% verde de Luzía y contribuye al cambio desde ya.

Nuestra energía es 100% verde

Porque nos gusta cuidar del planeta tanto como nos gusta cuidarte a ti